ORACIÓN

RECOMENDACIONES PRACTICAS PARA EMPEZAR A ORAR

1. Nunca esperes a tener ganas o a encontrar el momento perfecto. 
    Al planear tu tiempo de oración no te pongas metas altas, empieza por lo poco y lo sencillo. 
   Es mejor orar cinco minutos cada día que una hora cada tres meses.
2. Busca estímulos adecuados que te faciliten el comienzo de la oración.
    - El uso de himnos puede ser de gran ayuda, recordemos que muchos de ellos son motivo de inspiración. 
      El propósito de muchos salmos era: oraciones para ser cantadas por el pueblo judío.
    - Los diarios devocionales contienen oraciones que podemos hacer nuestras y de las que obtenemos 
      la inspiración necesaria para entrar en la presencia de Dios.
    - Para algunas personas es importante buscar compañia para orar.
3. Intenta escribir tus oraciones.
    Anota dos cosas buenas que te hayan ocurrido durante el día, y de igual manera dos motivos de 
   preocupación o ansiedad. Primero, dale gracias a Dios y gózate por las dos bendiciones del día, 
    y después, preséntale tus preocupaciones, descargando sobre El la ansiedad que te causan.
Empezar a orar es el paso más difícil de todos. La batalla aquí librada será decisiva para muchas victorias 
o derrotas posteriores.